Quinta Villar d´Allen

La casa de las camelias

Quinta Do Allen

 

 

Un  jardín de estilo inglés plagado de camelias, algunas de especies más comunes, otras realmente singulares. Un vergel inmenso, romántico, algo decadente, que convierte nuestro paseo por sus caminos en un insólito viaje a tiempos pasados.

 

Son los jardines de la quinta Villar d'Allen, en Oporto. Cinco hectáreas en las que se encuentra una de las colecciones de camelias más grandes e impresionantes de Portugal. Estas delicadas flores son para la familia que vive en la casa todo un símbolo. Algunas de las especies incluso fueron creadas por miembros del linaje de los Allen, antepasados de los actuales propietarios. Otras se han importado de países lejanos, como las que se trajeron desde Oriente durante el siglo pasado. Algunas se han catalogado como especies realmente excepcionales, como la que lleva el nombre del arquitecto Siza Vieira.

Quinta Do Allen
Quinta Do Allen
Quinta Do Allen

El Villar d'Allen es una de las pocas edificaciones que quedan de las que proliferaron en los siglos XVIII y XIX alrededor de la ciudad de Oporto. Joâo Allen compró la quinta en la primera mitad del XIX. Su hijo, Alfredo Allen, agrónomo de profesión y apasionado del paisajismo y la botánica, diseñó los jardines. Él fue quien creó más especies nuevas de camelias, a las que bautizaba con nombres de amigos, familiares o personajes famosos de la época.

Las siguientes generaciones de la familia Allen se ocuparon de mantener y enriquecer el conjunto y de conservar intacto ese aire de siglo XIX que respira el lugar. Todos ellos, por suerte, eran unos enamorados de las plantas y de las flores. Y de la belleza.Los actuales propietarios del Villar d'Allen son Isaura y Jose Alberto Allen. Ellos mismos ofrecen al forastero que llama a su puerta una visita por sus jardines, con explicación incluida de la historia de los Allen y de los secretos de las camelias. También ponen a su disposición el espléndido salón de su casa para realizar una degustación del vino de oporto que la familia elabora.

Quinta Do Allen
Quinta Do Allen

En nuestro paseo por los jardines del Villar d'Allen encontramos algunas fuentes, ideales para dar un toque de frescura al ambiente.

Quinta Do Allen
Quinta Do Allen

Todo lo que vemos en el jardín -la señorial entrada, los caminos de tierra, las escalinatas, las fuentes que brotan de la piedra, los estanques, la hiedra que invade cualquier recóndito rincón, los elementos decorativos como algunos azulejos portugueses o las esculturas de piedra- alimentan el espíritu decadente del lugar.

Quinta Do Allen

Las camelias son las grandes protagonistas del jardín de los Allen, pero no son las únicas plantas interesantes que lo habitan. Sequoias, una araucaria de 130 años originaria de Nueva Zelanda y otras raras especies llaman también la atención del visitante. El Villar d'Allen tiene un vivero en el que se pueden comprar alguna de estas plantas. 

La visita, con la casa, el vivero, la degustación de vino y los maravillosos jardines, totalmente integrados en la vida familiar y tratados como una extensión del salón, se convierte en todo un acontecimiento. Hemos viajado en el tiempo para introducirnos en un cuadro romántico del siglo XIX y hemos descubierto el fascinante mundo de las camelias. Una experiencia única.

 

Villar d´Allen

FOTOGRAFÍA Y REALIZACIÓN: Lukasz Masewicz

TEXTO: Marta Martínez Arroyo